“El coaching consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño. Consiste en ayudarle a aprender en lugar de enseñarle”

Timothy Gallwey, “The inner game of tennis”

El coaching es un proceso de entrenamiento personalizado cuyo objetivo es que personas y organizaciones alcancen sus mejores resultados.

El coach profesional acompaña a sus clientes hacia su logros personales y profesionales. Su labor consiste en que el cliente reconozca sus propios recursos para solventar aquellos obstáculos que le dificultan o impiden alcanzar sus objetivos.

El coaching requiere acción y compromiso por parte del cliente, quien crea un plan de acción durante el proceso, para encontrar su camino al éxito y alcanzar su meta.

Al concluir el proceso de coaching el cliente cuenta con una serie de nuevas estrategias para enfrentarse a cualquier situación o nuevo objetivo que se plantee.

Para quién es el coaching

El coaching se dirige a cualquier persona, empresa u organización que busque alcanzar un objetivo, como mejorar sus resultados, y que desee hacerlo potenciando sus competencias y habilidades personales y profesionales.

Qué no es el coaching

En un proceso de coaching nadie te dice qué tienes que hacer o cómo lo tienes que hacer porque el coach no es un orientador, un asesor ni un consultor. El coaching tampoco es psicología clínica, pues no se trata de un proceso curativo ni de una terapia, que son tratamientos propios de patologías como la ansiedad, la depresión o las fobias…